Si visitas la ciudad de Tokio y no tienes mucho presupuesto o si quieres vivir toda una experiencia, te invitamos a probar un hotel cápsula. Es importante que no padezcas claustrofobia ya que dormirás en una “cápsula” de reducidas dimensiones.

Son alojamientos sencillos, situados en las zonas urbanas donde se ofrecen los servicios mínimos de un hotel. Las habitaciones son cápsulas que se cierran mediante una cortina o persiana, sin puerta ni llave, y los baños o aseos son compartidos. Se dispone de una taquilla con llave donde dejar los objetos de valor.

Hay hoteles cápsula sólo de hombres, sólo de mujeres o mixtos donde se destinan algunas plantas para uso exclusivo de éstas.

Generalmente, se deja el calzado en la recepción, es posible pasear en bata por los pasillos de los hoteles cápsula y se debe ser muy silencioso.

El primer hotel abrió sus puertas en 1979 en la ciudad de Osaka. Fue diseñado por el arquitecto japonés Kurokawa Kishō para la Exposición Universal de 1970 celebrada en dicha ciudad.

Para más información sobre Kurokawa Kishō, pincha aquí.

¿Sabías que desde entonces, la idea se ha extendido y se han abierto varios de estos hoteles en otras ciudades del mundo como Singapur, Kioto, Moscú, Kuala Lumpur y Ho Chi Minh, entre otras?

Utilizamos cookies propias y de terceros. Para seguir navegando, por favor, acepta el uso de estas cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar