Con influencia de la cocina austriaca y alemana, la gastronomía tradicional checa es rica en sabores. En Praga es habitual comer platos de carne, ya sea pollo, caza o cerdo, con patatas o verduras como guarnición y muchas veces acompañados de knedlíky. En las zonas próximas al río Moldava se puede comer pescado, principalmente trucha o carpa.

Algunos de los platos típicos que puedes comer en Praga, son:

  • Bábovka: bizcocho horneado en un molde con forma de campana y con un agujero en el medio.
  • Bramborák: tortita de patata.
  • Česká bramboračka: sopa de patatas con champiñones y zanahorias.
  • Chlebíčky: canapé de queso, de jamón, de muchos sabores propio de las celebraciones navideñas.
  • Knedlíky: bola de harina de forma alargada cortada en rodajas que sirve de acompañamiento al gulaš.
  • Olomoucké tvarůžky: quesito curado picante que se elabora en Loštice.
  • Perník: galleta de jengibre.
  • Svíčková: solomillo de vaca con zanahoria, crema y perejil.
  • Vepřo knedlo zelo: cerdo asado acompañado de col y de pasta.

El restaurante Field, en Praga, ofrece platos de cocina tradicional con un toque moderno.

Chequia es el país de la cerveza, pero también cuenta con vino blanco, de Moravia del Sur.

“Dobrou chuť” – Buen provecho!

Utilizamos cookies propias y de terceros. Para seguir navegando, por favor, acepta el uso de estas cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar