¿No sabes qué comer en Tallín? La cocina estonia es atractiva con influencia alemana y rusa. A la hora de elaborar sus platos, tienen en cuenta los ingredientes locales y los productos propios de cada temporada, el ruibarbo y el queso fresco de cabra en primavera, el tomate y el pepino en verano, las bayas en otoño y la caza en invierno. Gustan de los sabores sencillos.

En su mesa no falta el pan negro, ni los productos lácteos, ni el arenque del Báltico, ni el cerdo ni la anguila.

Algunos de los platos típicos de Estonia son:

  • Forell: trucha ahumada.
  • Kama: postre a base de harina, centeno, avena y cebada tostada con leche agria o kéfir.
  • Kvas: bebida elaborada con harina de centeno.
  • Marineeritud angerjas: anguila marinada.
  • Mulgikapsad: chucrut guisado con carne de cerdo y patatas cocidas.
  • Odrakarask: pan de cebada horneado con carbonato sódico.
  • Pirukas: pasteles rellenos con carne, col y zanahorias, fritos o al horno.
  • Seljanka: sopa a base de salchichas, jamón y patatas.
  • Shashlik: carne a la parrilla.
  • Silgusoust: arenque del Báltico con tocino y crema.
  • Sült: carne de cerdo cocinada en mermelada de espliego.
  • Verivorst: morcilla elaborada con sangre y arroz.

Los estonios beben cerveza, como la Saku o la Saare, Põltsamaa Kuldne (vino dulce de manzana), y Vana Tallinn, un licor con elevado grado de alcohol.

En la ciudad de Tallín hay varios restaurantes que apuestan por la cocina tradicional sencilla con un toque moderno:

“Naudi oma einet” – Buen provecho!

Utilizamos cookies propias y de terceros. Para seguir navegando, por favor, acepta el uso de estas cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar