Mi rincón favorito de Kioto son las callejuelas de Sannenzaka y Ninenzaka, situadas en el distrito de Higashiyama. Esta zona parece transportarte al pasado, al Kioto tradicional. Estas calles, adoquinadas, un poco en cuesta y peatonales están llenas de antiguas casas de madera, de restaurantes, tiendas tradicionales y casas de té, con un sabor a antaño.

¿Sabías que Sannenzaka significa “cuesta de los tres años” y Ninenzakacuesta de los dos años”?

Dicen que si te caes en la cuesta de Sannenzaka, morirás a los tres años y si la caída tiene lugar en Ninenzaka morirás a los dos años. Sea cierto o no, mejor tener cuidado y no caer.

Se puede completar el paseo visitando el templo Kiyomizu-dera con bonitas vistas de la ciudad y el parque Maruyama, el más antiguo de Kioto. Ambos lugares son especialmente hermosos cuando los cerezos están en flor.

A escasos minutos caminando hay un restaurante lleno de encanto, donde el servicio es excelente y la comida inmejorable, que mezcla la cocina italiana tradicional con productos de la tierra, The Sodoh Higashiyama Kyoto.

Ofrece dos menús a mediodía (uno de ellos más económico) y dos por la noche. Es necesario reservar si quieres asegurarte una mesa.

Utilizamos cookies propias y de terceros. Para seguir navegando, por favor, acepta el uso de estas cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar