Día 1

El primer día en Praga te proponemos comenzar en la Torre de la Pólvora, una de las puertas de acceso a la ciudad en la época medieval, utilizada en el siglo XVIII como depósito de pólvora, situada en el barrio de Staré Mesto.

A continuación, tomando la calle Celetná llegamos hasta la Plaza de la Ciudad Vieja donde se puede disfrutar del magnífico Reloj Astronómico, situado en la torre del Antiguo Ayuntamiento. Cada vez que el reloj marca las horas, desfilan unas figuras que representan los doce apóstoles. Desde la torre del Ayuntamiento hay unas magníficas vistas de la ciudad.

A escasos metros se encuentran la Iglesia de San Nicolás que destaca por los frescos de su cúpula y la Iglesia de Nuestra Señora de Tyn, con sus dos torres puntiagudas. Después te recomendamos visitar el Clementinum, que cuenta con una Biblioteca barroca con más de 20.000 ejemplares y unos preciosos globos terráqueos.

La siguiente parada es el Barrio Judío de Praga, reconstruido a finales del siglo XIX. En él encontramos el cementerio judío que alberga unas 12.000 lápidas, y varias sinagogas:

  • Española, su interior con motivos moriscos recuerda a la Alhambra de Granada de España.
  • Pinkas, homenaje a las víctimas del Holocausto.
  • Maisel, con libros antiguos, joyas, y objetos relacionados con la vida de los judíos.
  • Vieja-Nueva, data del siglo XIII, siendo la más antigua de Europa en activo.
  • Klausen, posee una colección de textos en hebreo y una exposición permanente sobre las costumbres judías.

Nuestro última parada del día es el Puente de Carlos, el más famoso de la ciudad, de estilo medieval, que une los barrios de Staré Mesto y Malá Strana y cuenta con 30 esculturas, siendo San Juan Nepomuceno la más conocida. Una buena opción es un paseo en barco por el río Moldava.

Día 2

Nuestro segundo día en Praga comenzamos donde lo acabamos el día anterior, en el Puente de Carlos, bonito a cualquier hora del día y siempre muy concurrido. Al atravesar el puente, llegamos a la isla de Kampa, ya en el barrio de Malá Strana, con un antiguo molino y el Muro de John Lennon, lleno de grafitis.

A continuación visitamos la Catedral de San Vito, de estilo gótico. Después te proponemos visitar el Castillo de Praga, una de las ciudadelas más grandes del mundo, integrada por palacios, edificaciones eclesiásticas, fortificaciones, jardines y su famoso Callejón del Oro, una pequeña calle llena de casas de colores que actualmente albergan tiendas de artesanía. El Castillo cuenta con varios miradores desde los que se puede disfrutar de la ciudad. Uno de ellos está situado frente a la Catedral de San Vito y otro al subir las escaleras desde la estación de metro de Malostranská.

Nuestra siguiente parada es en la famosa cervecería U Fleků, con más de un siglo de antigüedad. Finalmente terminamos la jornada en la Casa Danzante, que cuenta con un bar en la planta superior donde se puede disfrutar de unas magníficas vistas del Castillo.

Utilizamos cookies propias y de terceros. Para seguir navegando, por favor, acepta el uso de estas cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar