Se cree que el tango surgió hacia finales del siglo XIX, cuando inmigrantes europeos, muchos de clase baja, echaban de menos sus orígenes y a las mujeres que habían dejado en su tierra. Algunos iban a burdeles y mientras esperaban, crearon una forma de baile muy masculina, ejecutada por hombres.

Poco a poco, en los burdeles surgieron grupos musicales que acompañaban los tangos y ahí nacieron las letras de los mismos. Los temas hablaban de la amistad, de la traición de las mujeres… siempre cargados de nostalgia.

Después, los hombres comenzaron a bailar con las prostitutas, lo que le confirió un carácter sensual. El baile influyó a jóvenes de la clase alta y se extendió por Europa y Estados Unidos.

Carlos Gardel fue un cantante, compositor y actor. Comenzó su carrera de intérprete con el uruguayo José Razzano, hasta que este último perdió su voz. Entonces Gardel continuó en solitario, compuso la letra de muchos tangos y alcanzó la fama internacional, convirtiéndose en una estrella en la época dorada del tango. Murió en 1935 en un accidente aéreo.

Las milongas, además de significar baile y música, son salones para tango donde disfrutar de la belleza y la pasión de los movimientos de este baile tan cargado de sensualidad y erotismo.

El tango ha sido declarado Patrimonio Cultural Inmaterial por la UNESCO en 2009. En la ciudad de Buenos Aires se puede disfrutar del Museo Casa Carlos Gardel, de locales que ofrecen espectáculos de tango y de locales para bailarlo. Cada mes de agosto, la ciudad celebra el Festival del Tango.

Para más información sobre el Tango.

Utilizamos cookies propias y de terceros. Para seguir navegando, por favor, acepta el uso de estas cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar