El mate es una infusión propia de Sudamérica que se bebe mediante una bombilla (caña delgada) normalmente de metal, en un recipiente al que se añade agua caliente. Se puede tomar amargo o dulce, añadiendo un poco de azúcar. Si se quiere modificar su sabor se puede agregar miel, cáscara de naranja, de limón, café…

Es una bebida muy arraigada en el país. 

Se trata de un signo de identidad, de un icono nacional

Se puede tomar en solitario o compartir con los amigos, lo que le da un carácter social. Los argentinos disfrutan del mate a lo largo del día; en el desayuno, antes del almuerzo, estudiando, trabajando, viendo la televisión…

A continuación te indicamos cómo preparar un buen mate:

  • Llenar un termo con agua caliente, preferiblemente entre 70º y 80º C
  • Verter yerba dentro del mate hasta cubrir las tres cuartas partes del mismo
  • Tapar con una mano la boca del mate, invertir y agitar
  • Colocar agua tibia en el hueco que formó la yerba. Dejar reposar un poco
  • Introducir la bombilla en el hueco
  • Cebar el mate siempre por el mismo sitio
  • Compartir con los amigos

Utilizamos cookies propias y de terceros. Para seguir navegando, por favor, acepta el uso de estas cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar