Día 1

La ciudad de Barcelona es mundialmente conocida por la obra de Gaudí, y que mejor forma de empezar nuestro recorrido que visitando la Basílica de la Sagrada Familia. Está en proceso de construcción desde 1882, y se prevé su finalización sobre 2026. Es recomendable sacar las entradas con antelación.

A pocos minutos a pie nos encontramos con otra obra del modernismo catalán, el Recinto modernista de Sant Pau, del arquitecto Lluís Domènech i Montaner.

Nuestra siguiente parada es el Park Güell, otra maravilla de Gaudí en un intento de crear una urbanización en plena naturaleza. Podemos llegar en autobús (H6, D40, 24, V19) o a pie desde las paradas más cercanas de metro Lesseps y Vallcarca.

A continuación visitamos dos obras más de Gaudí, La Pedrera o Casa Milà, que parece una cantera abierta y Casa Batlló, una casa llena de color y fantasía.

Te invitamos a terminar la visita del primer día disfrutando del Pueblo Español, situado cerca de las Fuentes de Montjuïc. Ofrece 117 réplicas de edificiosa escala real de distintas comunidades españolas. Fue construido en 1929 con motivo de la Exposición Internacional.

Día 2

Hoy comenzamos la visita en el Mirador de Colón, una columna de 60 metros de altura, inaugurada en el año 1888 en la Exposición Universal, que ofrece vistas de la ciudad y del puerto. Está situado al principio de la Rambla, calle que nace con el inicio de la modernidad, cuando en 1766 se traza un paseo a lo largo de la muralla medieval.

Después disfrutamos de algunos de los puntos de interés turístico que ofrece la Rambla. Hacemos una primera parada en el Palau Güell (Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO), la que fue residencia privada del mecenas de Gaudíel Conde Güell. Después seguimos hasta el Gran Teatro del Liceo, uno de los teatros de ópera más grandes del mundo. Y luego continuamos hasta el número 91, donde se encuentra el mercado de la Boquería. Fue el primer mercado municipal de la ciudad, inaugurado en 1840.

A continuación, nos adentramos en el Barrio Gótico, con estrechas calles medievales llenas de bares, restaurantes, tiendas y varios monumentos que merecen la pena ser visitados. Entre ellos, destacamos:

  • La Iglesia Santa María del Pi, de estilo gótico levantada sobre un templo románico dedicado a los santos Just y Pastor.
  • La Catedral de Barcelona, construida a lo largo de seis siglos gracias a las donaciones de las cofradías y de los gremios medievales.
  • La Plaza del Rey, el rincón gótico que mejor refleja el pasado medieval de la ciudad. La plaza está dominada por el Palau Reial Major.
  • La Iglesia de Santa María del Mar, conocida como la «catedral de la Ribera«.

Esta iglesia flanquea el Paseo del Born, tan de moda en la actualidad y que cuenta además con algunos de los bares más modernos de la ciudad.

Finalizamos el recorrido del segundo día en la Playa de la Barceloneta, que fue remodelada antes de los Juegos Olímpicos de 1992.

Utilizamos cookies propias y de terceros. Para seguir navegando, por favor, acepta el uso de estas cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar